sábado, 8 de enero de 2011

INTRODUCCIÓN A LA GRAMÁTICA

La gramática es la parte fundamental de la Lingüística, pues se ocupa del estudio de los elementos lingüísticos en su aspecto morfológico y sintáctico. De ahí que el estudio gramatical comprenda la morfología y la sintaxis. La primera se ocupa de la forma de las palabras en cuanto a su estructura interna, como resultado de la combinación de sus elementos constitutivos: lexemas y morfemas. La sintaxis, en cambio, es la parte de la gramática que estudia la función de las palabras. En la cadena hablada, cada palabra establece, con otra u otras de su entorno, relaciones que dependen de su forma. A esta relación se llama función sintáctica.

Ahora bien, como forma y función, son aspectos interdependientes en el análisis de los elementos gramaticales. A la parte de la gramática que se ocupa de ambas se la denomina morfosintaxis.



Las unidades del análisis gramatical

El análisis gramatical es una actividad que consiste en la descripción de las relaciones que establecen entre sí los elementos que forman los enunciados. Por tanto, comprende dos fases. En la primera, se debe reconocer la morfología de las palabras atendiendo a sus constituyentes (lexema y morfemas). En la segunda, se reconoce la función sintáctica según las relaciones (de dependencia, concordancia, etc) que entablan unas palabras con otras agrupándose en las unidades significativas de orden superior, los sintagmas. A ello se debe sumar el componente semántico.

Sin embargo, resulta muy difícil separar los tres planos de una palabra, forma, función y significación, porque todos se interrelacionan en la formación de enunciados que sean aceptables gramaticalmente.

1.1. Las palabras
Las palabras están formadas por un conjunto de sonidos dotados de significado. Las palabras se escriben separadas unas de otras. Su significado se recoge en los diccionarios, el más importante de los cuales es el que publica la Real Academia Española de la Lengua, que tiene también una versión en línea, en internet, en la dirección www.rae.es.
1.1.1. Constituyentes de las palabras
La raíz y los morfemas
Existe un tipo de palabras llamadas “variables”, que admiten distintas terminaciones llamadas “morfemas”, los cuales se añaden a una parte fija llamada “raíz”.

• Raíz. Es la parte invariable, que indica el significado básico de una palabra. Por ejemplo, vecin- es la raíz de las palabras vecino, vecindad, vecinal, entre otras. Esta raíz significa “cercano, próximo”.
• Morfemas. Son las partes variables de las palabras. Agregan significado secundario. Hay dos tipos de morfemas: derivativos y flexivos, estos últimos llamados también “desinencias”. Por ejemplo, en vecino, el morfema flexivo -o indica masculino, singular.

Prefijos y Sufijos

Con frecuencia, a la raíz de una palabra se le añade una partícula para formar otra palabra relacionada con ella. De esta manera, a partir de una palabra, se pueden formar otras palabras nuevas. Hay dos tipos de estos morfemas derivativos: los prefijos y los sufijos.

• Prefijos. Son las partículas que se colocan delante de la raíz. Por ejemplo, re-tomar, in-sano, sub-terráneo.
• Sufijos. Son las partículas que se colocan detrás de la raíz. Por ejemplo, mar-ino, cas-ero, madr-aza.

1.1.2. Clasificación de las palabras

Según el número de sílabas
• Monosílabas. Tienen una sola sílaba. Por ejemplo, sol, Luis, mar.
• Bisílabas. Tienen dos sílabas. Por ejemplo, me-sa, bri-sa, jo-ven.
• Trisílabas. Tienen tres sílabas. Por ejemplo, ca-mi-sa, en-tuer-to.
• Polisílabas. Tienen más de tres sílabas. Por ejemplo, car-pin-te-ro, res-plan-de-cien-te, de-por-tis-ta, pre-pa-rán-do-se.

Según el acento
• Átonas. Estas palabras no tienen ninguna sílaba tónica. Son átonas algunos monosílabos que no pueden ir nunca solos. Por ejemplo, le, me te, se, nos.
• Tónicas. Estas palabras tienen alguna sílaba tónica. Por ejemplo, tren, dos, baile, gardenia. Según la posición de la sílaba tónica, las palabras pueden ser agudas, graves, esdrújulas y sobresdrújulas.

Según su forma
• Variables. Son palabras que tienen raíz y desinencias (morfemas flexivos), por lo que pueden presentar formas diferentes. Por ejemplo, hijo/hija/hijos/hijas, jurar/ juro/ jurabas/ juraremos.
• Invariables. Son las palabras que no admiten desinencias por lo que siempre aparecen bajo la misma forma: Por ejemplo, para, desde, siempre, no.

Según sus constituyentes
• Simples. Son aquellas palabras que no tienen prefijos (morfemas derivativos) ni se componen de otras palabras. Por ejemplo, luna, día, noche.
• Compuestas. Son palabras formadas por la unión de dos o más palabras. Por ejemplo, media+noche ---------medianoche.
• Derivadas. Son palabras que se forman añadiendo un sufijo o un prefijo (morfemas derivativos) a otra palabra. Por ejemplo, pan --------- panadero, ica ---------- iqueño.
• Parasintéticas. Son palabras que se forman añadiendo a la vez un prefijo y un sufijo a la raíz de la palabra. Por ejemplo, entronizar (en + trono + izar).
Según su significado
• Monosémicas. Son palabras que tienen un solo significado. Por ejemplo, tenis, triángulo, césped.
• Polisémicas. Son palabras que tienen varios significados. Por ejemplo, operación (matemática, quirúrgica, militar, entre otros), orden (mandato, organización, entre otros )

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada